COMPRESAS FRIAS Y CALIENTES

Una compresa es un material absorbente que puede ser utilizado para aplicar calor o frío en una región afectada del cuerpo, o también puede ser utilizada para aplicar algún medicamento, aplicar un cataplasma o cubrir una herida, y pueden ser de algodón, de tela e inclusive existen unas especiales con un gel, que pueden ser adquiridas en las farmacias y que pueden ser utilizadas tanto para aplicar frío como calor.
En el caso de las compresas para aplicar frío o calor en alguna región del cuerpo, se utilizan el caso de las frías para disminuir la inflamación y en el caso de las compresas calientes, promueve la relajación.

Cuándo usar compresas frías

Las compresas frías son excelentes para aliviar el dolor después de un golpe, como puede ocurrir durante un juego de fútbol, por ejemplo, sin embargo se debe evitar su uso en la espalda, en el pecho y en la barriga.
Después de correr, también se puede dar un baño de agua bien frío o puede colocarse una compresa fría si siente dolor en la rodilla o en el tobillo, por ejemplo. Las compresas frías también son una excelente opción para quien sufre de tendinitis. También es posible utilizarlo hasta 48 horas después de una inyección, en caso de dolor de diente o de una caída.

Cuándo usar compresas calientes

Las compresas hechas con agua tibia son excelentes para aliviar el dolor muscular que surge a lo largo del tiempo, y se indica especialmente para el dolor en la espalda o en el pecho, aunque puede colocarse en cualquier región del cuerpo, siempre que no se tenga fiebre, para no aumentar la temperatura corporal. Conozca las principales causas y cómo aliviar el dolor de espalda.
Las compresas calientes también pueden ser utilizadas cuando hay dolor en la columna, manchas moradas en la piel, espinillas, forúnculos y tortícolis, por ejemplo. Esta compresa puede ser utilizada 3 a 4 veces al día, durante 15 a 20 minutos, pero debe estar siempre envuelta en un paño o en algún tejido fino, para que no queme la piel.

Beneficios
Los beneficios que trae el uso de una compresa caliente son:
• Aumento del flujo sanguíneo en la región donde se aplique;
• Aumenta la movilidad de la región afectada;
• Promueve la relajación.
Cómo hacer una compresa caliente en casa
Para hacer una compresa caliente en casa, basta con utilizar una funda de almohada y 1 kg de granos secos como arroz o frijoles, por ejemplo. Se debe colocar los granos dentro de la funda, atar bien para formar como una almohada, calentar en el microondas durante unos 3 a 5 minutos, dejar que se ponga tibio y aplicar en la región dolorida durante 15 a 20 minutos.
Si al usar la compresa de hielo o la compresa caliente el dolor no disminuye, o incluso se intensifica, se debe acudir al médico para que se realicen exámenes que puedan identificar la causa del dolor, que puede ser una fractura, por ejemplo.

Bolsa de Trabajo

Kalos Medicina Estetica te invita a formar parte de nuestro staff de profesionales con el siguiente Perfil Profesional. Médicos Cirujanos con especialidad en PRP (Plasma Rico en plaquetas).

Cosmiatras, Nutricionistas, Fisioterapeutas, Masoterapeutas, Médicos

Se parte de Nuestro equipo Profesional Kalos Medical Center te brinda la oportunidad de crecer y ser un profesional competitivo en un mundo globalizado.

Consultar