MEDICINA ESTETICA CORPORAL

DIETAS PROTEINADA

Las dietas proteinadas, permiten un aporte adecuado de proteínas restringiendo azúcares y grasas, son una opción eficaz para lograr perder peso y evitar las complicaciones de las llamadas ‘dietas milagro.

Se basan en el consumo de proteínas para bajar de peso. Así, se reduce la alimentación al aporte de proteínas y, teniendo en cuenta que la obtención de energía se hace a través de la grasa del organismo, cuando el cuerpo necesita energía la toma de la grasa que tenemos acumulada, favoreciendo la pérdida de peso.

A esto hay que añadir la baja aportación de calorías y que, teóricamente, no se pasará tanta hambre como en otras dietas tan estrictas. En principio, la pérdida de peso (o de volumen) se ve a corto plazo, siendo una buena señal y una ayuda para la persona que está siguiendo la dieta. Otro factor a tener en cuenta es que con la dieta proteinada se mantiene la masa muscular y se protege la tonicidad de la piel, además de no tener esa sensación de cansancio que es habitual en otras dietas.
Las dietas proteinadas son especialmente indicadas para combatir el sobrepeso y la obesidad, así como para corregir trastornos metabólicos de hiperinsulinismo.
Es necesario que estas dietas se apliquen de forma correcta y con seguimiento médico y ejercicio físico, ya que si esto se incumple cabe la posibilidad de que aparezca el efecto rebote.

Estas dietas deben desarrollarse en tres fases:
• Fase activa: se determinarán los kilos a perder y la fecha adecuada para el inicio del plan. Se caracteriza por el aporte de verduras y sobres de proteínas fáciles de preparar.
• Fase de transición: el paciente podrá consumir nuevos alimentos, adquiriendo los nuevos hábitos.
• Fase de estabilización: buscará lograr un correcto equilibrio alimentario que garantice la continuidad a largo plazo del peso y las nuevas costumbres, por lo que se recomienda continuar con las visitas médicas de mantenimiento.

DIETAS SANAS

El organismo necesita proteínas (para el mantenimiento de los huesos, los músculos, etc.), grasas e hidratos de carbono (para proporcionar energía), vitaminas y minerales (para regular el cuerpo y que se produzcan las reacciones químicas que facilitan los procesos metabólicos). Dicho aporte de nutrientes debe ser equilibrado, no han de faltar pero tampoco sobrar.
Con una dieta sana, no sólo se evita el sobrepeso sino que, además, se previenen enfermedades puesto que se potencian las defensas del organismo.
No existen dietas generalizadas, por lo que es importante, antes de comenzar, realizar un estudio del cuerpo y de las necesidades de cada paciente para poder elegir la dieta que mejor se adapta a cada caso. Un médico dietista y nutricionista puede asesorar sobre el tema, hacer un seguimiento e ir regulando los avances del paciente.
Conseguir un peso equilibrado siempre es saludable. Con estas dietas se garantiza la aportación adecuada de nutrientes que necesita diariamente el organismo.
Además, para el mantenimiento del peso deberemos seguir unas pautas alimentarias correctas y realizar ejercicio físico con regularidad.

ADELGAZAMIENTO

Según la OMS, “el sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”.

Por lo tanto, no se trata ya de un problema meramente estético (celulitis y acumulación de grasa localizada) sino también hay que tener en cuenta su dimensión médica. Es un trastorno más habitual en las mujeres que en los hombres (debido a la constitución y fisiología del cuerpo femenino) y, además, las cifras de personas afectadas aumentan año a año.
Reducir peso y mantenerlo es posible, siempre y cuando la paciente adopte nuevos hábitos saludables y haga ejercicio. Hoy en día, existen numerosos métodos y dietas para adelgazar pero es aconsejable visitar a un médico experto en nutrición y genética para elegir el método que será más eficaz en cada caso. Es esencial seguir una dieta personalizada, adaptada a los hábitos de vida de cada persona. Para pérdidas rápidas de peso, si no existen contraindicaciones, se utilizarán dietas proteinadas, que se basan en el consumo de proteínas, eliminando azúcares y grasas para que el cuerpo obtenga la energía del organismo y así vaya perdiendo peso.
Estas dietas, que se desarrollan en tres fases (activa, transición y estabilización) son especialmente indicadas para combatir el sobrepeso y la obesidad, así como para corregir trastornos metabólicos de hiperinsulinismo.
Conseguir un peso equilibrado siempre es saludable. Con estas dietas se garantiza la aportación adecuada de nutrientes que necesita diariamente el organismo. Además para el mantenimiento del peso deberemos seguir unas pautas alimentarias correctas y un ejercicio físico regular.

MASAJES REDUCTORES Y REAFIRMANTES

Los masajes reductores y reafirmantes remueven el tejido adiposo, especialmente en áreas de grasa localizada, eliminándola y devolviendo a la piel su firmeza y tersura.

Para ello, se aplican productos de acción lipolítica así como vendas frías que removerán las sustancias localizadas y las vehicularán. Es un tratamiento ideal para deshacerse de la grasa localizada no deseada.
Es muy importante que el tratamiento se acompañe de una dieta y de ejercicio para obtener resultados e intensificar los efectos, ya que el masaje reductivo reduce medidas no peso.

Bolsa de Trabajo

Kalos Medicina Estetica te invita a formar parte de nuestro staff de profesionales con el siguiente Perfil Profesional. Médicos Cirujanos con especialidad en PRP (Plasma Rico en plaquetas).

Cosmiatras, Nutricionistas, Fisioterapeutas, Masoterapeutas, Médicos

Se parte de Nuestro equipo Profesional Kalos Medical Center te brinda la oportunidad de crecer y ser un profesional competitivo en un mundo globalizado.

Consultar